26 Jul

UNA MAÑANA EN MAMA YEMO (Hospital General de Referencia de Kinshasa)

                  Como cada año, el ISSI (Institut Supérieur en Sciences Infirmières), ha organizado una actividad en torno al día Internacional del enfermo. Esta vez, la cita tendría lugar el sábado 25 de febrero en el Hospital General de Referencia de Kinshasa Mama Yemo.

Después de varias semanas de trabajo: sensibilización, recogida de ropa y alimentos, cotización y compra de productos de limpieza… un buen grupo de profesoras y alumnas del ISSI, se encuentran a las puertas de este antiguo e inmenso hospital en Kinshasa, que cuenta con más de 93 años de historia y unas 2.000 camas.

Son las 9h30’ de la mañana. La acogida no pudo ser mejor, recibidas por el Director de Enfermería del hospital, determinamos el plan de acción: limpieza del servicio de urgencias y pediatría; y después, haríamos un rato de compañía a los enfermos y distribuiríamos lo que habíamos traído.

Quizá parezca paradójico, que en República Democrática del Congo, uno de los países más pobres de África, las chicas de una Escuela de enfermería, en las que prácticamente la totalidad de las alumnas solicitan y dependen de una ayuda económica para poder estudiar, dedican una mañana del sábado para atender a los más necesitados y enfermos…

La respuesta, a mi modo de ver, es bastante clara. La naturaleza humana no ha cambiado, y lo que ayuda a una chica del siglo XXI en no importa qué país de los más desarrollados del mundo, también lo hace a una chica de la misma edad en uno de los países más pobres del mundo. Siempre hay alguien que lo puede estar pasando peor que yo. El contacto con el sufrimiento y la enfermedad, despierta en cada uno de nosotros un sentimiento de compasión, que nos hace salir de nosotros mismos al encuentro del otro, nos ayuda a ser agradecidos y a sonreír a pesar de las dificultades.

Este podría ser el resumen de nuestra actividad y si no me creen, pregúnteselo a Christia, Esther, Dorcas y Marie que han querido compartir con nosotros, su experiencia del pasado 25 de febrero 2017, a que en mi opinión, no hace falta añadir ningún otro comentario.

Christia (Día Internacional del enfermo 2017)

Me llamo Esther y el pasado 25 de febrero participe, junto con otras estudiantes y profesoras del ISSI, en la actividad pensada para vivir en primera persona el día Internacional del enfermo. Ha sido un día, en el que hemos podido hacer prueba de humanismo, haciendo una buena limpieza de locales y materia, acompañando a los enfermos y distribuyendo entre ellos lo que habíamos traído.Christia: para mí, la actividad realizada en el ISSI en torno al día Internacional del enfermo es algo muy enriquecedor, tanto como futura enfermera, pero sobre todo, como persona. El contacto con las personas que sufren y el poder hacer algo por ellas, aunque sea tan poco, me ayuda mucho. Siempre hay alguien que lo está pasando mal, y en este día intentamos acompañarlos más de cerca, para que vean que hay alguien que se preocupa por ellos. También me gusta esta actividad, porque paso un rato con mis compañeras, con las que comparto el sueño de llegar a ser una buena enfermera.

 

Esther (Día Internacional del enfermo 2017)

La gente nos preguntaba quiénes éramos y porque lo hacíamos y nos daban su bendición. Esta vez, no ejercíamos como enfermeras en formación, lo hacíamos como gente que ve en la persona que sufre otro yo, con la misma dignidad y deseos de ser acompañado.

Dorcas: en mi opinión, la visita al Hospital Mama Yemo del pasado 25 de febrero, ha sido una buena experiencia. No es la primera vez que participo en esta actividad organizada por el ISSI en torno al día Internacional del enfermo, pero cada año, me ayuda mucho.

Las distintas promociones de estudiantes hacemos algo juntas, y eso nos une. Me ha gustado ver la iniciativa y la alegría con la que todas nos poníamos a limpiar y a hacer un rato de compañía a los enfermos.

Dorcas, a la izquierda Esperando para repartir lo que habíamos traído entre los enfermos (Día Internacional del enfermo 2017)

La acogida por parte del personal del hospital fue muy buena, es duro verles trabajar en esas condiciones de falta de materia y de higiene, pero se ve, que les gustaría cambiar y que si alguien les ayuda un poco, lo agradecen mucho.

Creo que después de una actividad como esta, eres tú la que sales ganando, y por eso, aunque a veces cueste un poco lanzarse, seguiré participando y animando a muchas otras personas a hacerlo.

Marie: como soy la última en contar mi experiencia de este día, no sé qué más puedo decir… Cada año, aprendo algo, y me entran más ganas de formarme muy bien como enfermera.

 

Marie, la tercera de la izquierda (Día Internacional del enfermo 2017)

Las condiciones materiales y el acompañamiento humano no son siempre buenos, lo que pasa, es que nos cansamos pronto y terminamos por habituarnos a no trabajar bien, lo que repercute directamente en la persona que estamos cuidando. Aunque a veces me da un poco de miedo, tengo muchas ganas de terminar mis estudias para poder contribuir, más en primera persona, a este cambio de mentalidad en la manera de cuidar

Share this