31 Jul

Testimonios: enfermeras en formación

Me llamo Gloria, soy de Kongo Central, al oeste del país. El año pasado comencé mis estudios en el ISSI con la ilusión de formarme como enfermera. Nada más llegar, solicité una beca de estudios porque la situación económica de mi familia es precaria y no pueden hacer frente a los gastos de mi formación.

Gloria, la segunda de la izquierda en primer plano (Jornada Internacional de la enfermera 2016)

Me gusta ayudar a la gente y creo que acompañar a la persona sana o enferma es algo que no tiene precio. En Congo, la profesión enfermera no está bien vista, pero a mí me gusta, y me parece, que si aprovecho estos años de formación, y aprendo a trabajar bien, esta visión puede cambiar. Soy consciente, de que todas las actividades que se organizan en el ISSI, contribuyen a mi formación no solo como enfermera, sino también, y en primer lugar, como persona.Mi paso por el ISSI, me esta ayudando, a ver el mundo y en especial, la profesión enfermera de otra manera. He aprendido a trabajar en equipo y a abrirme a los otros. También, he aprendido a hacer la búsqueda documentaria, que me ayuda a profundizar en el porqué y el cómo de lo que hago durante mis prácticas en el hospital.

Agradezco de todo corazón, la ayuda que estoy recibiendo, y me gustaría animarles, a seguir apoyándonos. Sin su ayuda, yo no estaría estudiando en el ISSI. Y en Congo, una enfermera bien formada puede contribuir a salvar muchas vidas.

Mi nombre es Gloria Mukanga y estudio enfermería en el ISSI, este es mi segundo año. Nunca antes había oído hablar de competencias y capacidades, y es que en el ISSI desde que llegué, no nos hablan de otra cosa que de desarrollar competencias en relación a la profesión enfermera. La verdad es que al principio, estaba un poco perdida, pero poco a poco, me he ido identificando con esta nueva forma de aprender y he de confesar que me gusta.

 

Gloria, la tercera de la izquierda en primer plano (Jornada Internacional de la enfermera 2016)

Comprender a los otros, trabajar en equipo, hacer pequeñas búsquedas en internet para profundizar en algún aspecto, aprender a comunicar… en fin, la idea de enfermera que tenía antes y después de haber empezado en el ISSI, es muy muy distinta. En mi país casi nadie quiere ser enfermera. No es un trabajo reconocido y no se paga bien, además, la falta de medios y de motivación profesional, hace que muchas veces no se trabaje bien y por eso, la imagen de la enfermera no ha cambiado todavía.

Una cosa que he descubierto en el ISSI, es, ese toque humanista que aporta la enfermera en su día a día, cerca de la persona que sufre. Eso me gusta, y me anima a seguir estudiando cuando se me hace difícil. Aquí la vida no es siempre fácil, dificultades economías, materiales y también, falta de ganas a veces…

Agradezco la ayuda que recibo en el ISSI y de tanta gente que aunque no conozca, sé que están ahí y nos ayudan desde lejos, por mi parte, intento ser responsable y sacar buenas notas, lo que me parece una buena manera de ser agradecida.

Merci beaucoup!

 

Mi nombre es Joyce, este año, hago segundo de enfermería en el Institut Supérieur en Sciences Infirmières. En el tiempo que llevo en el ISSI, he descubierto la profesión enfermera y su rol propio. Mi visión de la enfermera ha cambiado, y me siento orgullosa de lo que estoy haciendo.

      Joyce, la tercera de la izquierda (Día Internacional del enfermo 2016, actividad realizada por las estudiantes en el Hospital Provincial de referencia Mama Yemo)

 

Cuando empecé, no sabía que aprendería trabajar en equipo, a preguntarme el porqué de lo que hago, a buscar la información que necesito en la biblioteca del ISSI, a tratar a cada persona con el respeto y la dignidad que se merece. Me encanta hacer prácticas en el hospital y poder ayudar a la persona que sufre, intentando devolverle, en la medida de lo posible, su autonomía.

Agradezco al ISSI y a todas las personas que hacen posible que podamos estudiar, su ayuda, sin la cual, no sería posible que ni yo, ni muchas otras chicas podamos formarnos como enfermeras en el Congo.

Share this